Mamás 2.0 crean imprenta con “sello rosa” e irrumpen en mercado dominado por hombres

Hace 7 años, Daniella y Sandra Romero fundaron “Imprimarte”, una imprenta con un sello femenino que rápidamente ha destacado en un rubro tradicionalmente manejado por hombres, todo con un sello femenino que, aseguran, hace la diferencia.

Santiago de Chile, septiembre de 2017.- Fue en el año 2010 que las hermanas Daniella y Sandra Romero fundaron “Imprimarte”, una imprenta con un claro sello femenino, que iniciaron luego de que Daniella quedara sin trabajo.

Al poco andar de Imprimarte, ambas hermanas decidieron casarse y tener hijos. “Este fue un nuevo desafío, ya que teníamos que compatibilizar la vida familiar con nuestra empresa y lo más importante, hacer las dos cosas bien”, comentan.

“Cumplir bien con ambos roles fue lo más complejo: como emprendedoras, la carga de trabajo es muy pesada y tienes que estar pendiente todo el tiempo de cada detalle. Lo mismo pasa como mamá, con mucho ingenio, trabajo y esfuerzo pudimos compatibilizar ambos roles al 100%, al ser nuestras propias jefas, adaptamos un espacio en la oficina para los niños, quienes lo ocupan en las tardes después del jardín infantil y en los días libres.” cuenta Daniella.

DIFICULTADES EN UN MUNDO DE HOMBRES

La principal dificultad que tuvieron enfrentar estas hermanas en el inicio de su emprendimiento fue el machismo que se manifiesta en diferentes aspectos en un rubro como el de las imprentas. “Trabajar liderando una empresa en este rubro hace que tengas que estar más alerta donde no puedes equivocarte o caer, ya que tienes mil ojos encima. Ganar la confianza de los clientes y de nuestros pares, demostrar que como mujer sí te la puedes, eso es lo más complicado” comenta Daniella Romero, y agrega: “somos prolijas en el trabajo y muy responsables. Enfrentamos cada desafío con una mirada femenina, las mujeres somos más detallistas que los hombres y eso se nota”.

IMPRENTA PERSONALIZADA Y CON CORAZÓN DE MUJER

“Imprimarte” es una imprenta relativamente pequeña, dedicada en su mayoría a tarjetas de identificación. “Hacemos lo que para muchos “no es negocio”, porque imprimimos datos variables en cada tarjeta, imprimimos cintas con logo y todo desde pequeñas cantidades, para las credenciales incluso las podemos hacer desde 1 unidad. Le ofrecemos un paquete completo a nuestros clientes, desde ir a tomar las fotos de los trabajadores, pasando por el diseño, hasta la entrega final del producto. Hay muchos clientes que siempre nos están pidiendo reposiciones porque los trabajadores pierden la tarjeta o cambian de área”, comenta Sandra Romero.

Gracias a su trabajo, han crecido rápidamente y hoy tienen como clientes a grandes empresas de la industria bancaria, educación, consumo masivo y han obtenido reconocimientos a nivel nacional.