Inmunoterapia en Cáncer: El eficaz tratamiento con más de 120 años de historia y ganador de un NOBEL

Según explican los expertos, reduce el tamaño del cáncer y extiende la sobrevida del paciente. Además, existen variantes para pacientes con VIH+ y enfermedades autoinmunes. La periodista Javiera Suárez es una de las que se ha sometido a este tratamiento.

Santiago de Chile, septiembre de 2017.- La inmunoterapia hoy se posiciona como el cuarto pilar terapéutico para la lucha contra el cáncer, junto a la quimio, radio y hormonoterapia. En congresos y seminarios de oncología, es un tema de interés central, pues concentra amplias opciones de innovación en cuanto a tratamientos contra este mal. Con estos auspiciosos antecedentes, personalidades del acontecer público internacional, como el expresidente de los EE.UU., Jimmy Carter, y en Chile la periodista y conductora Javiera Suárez, han confiado ya en esta técnica.

La inmunoterapia posee inicios desde el año 1891 con la denominada “Toxina Coley”, la cual mediante una infección provocada cerca de un tumor, logró la reducción de un tipo de cáncer llamado “Sarcoma”. Existen numerosas formas de inmunoterapia, de forma masiva o personalizada (biológica), siendo esta última, más económica y desarrollada específicamente contra el propio tumor del paciente, pudiendo ser aplicada de forma ambulatoria, en el espesor de nuestra piel, sin posibilidad de rechazo.

“La inmunoterapia le da a nuestro sistema inmune una habilidad especial mediante células reforzadas en laboratorio, para identificar las células cancerígenas que hasta entonces se hacían invisibles y así finalmente destruirlas; lo mejor, es que esta capacidad queda memorizada en nuestro cuerpo”, explica el científico Dr. Ramón Gutiérrez, médico, patólogo molecular, CEO de BIOGENICA internacional y Director de Centro Clínico ReCell, uno de los primeros centros chilenos que logró desarrollar este tratamiento personalizado.

El mismo médico añade que “la inmunoterapia en Medicina Personalizada ocupa una muestra de sangre del paciente y una muestra de la biopsia que ya se hizo el paciente y quedó guardada con el patólogo que informó el cáncer.” Así, se obtiene un tipo especial de células, conocidas como “dendríticas” que fueron descubiertas en 1973 por los Drs Steinman y Cohn y que en 2011 le permitió al Dr Steinman obtener el premio Nobel, luego de haberlas ocupado en él mismo, para tratar su cáncer de páncreas. A la fecha, existen más de 1700 publicaciones sobre este tratamiento.

Jaime González, paciente que trata su melanoma en Recell, señala que en su caso los costos son bajos comparado a lo que ofrece el mismo sistema de salud. “Su valor equivale a un 18% con respecto a lo que se me oferta en el sector público, o al alto valor que tiene este mismo tratamiento en otros países, además tiene la ventaja de ser un tratamiento muy poco invasivo, por lo que también no es doloroso y efectivamente ha mejorado su calidad de vida”, afirma. Los menores costos, señala el Dr Gutiérrez, es que la variante de inmunoterapia biológica permite ocupar células aportadas por el paciente, lo cual la hace personalizada, es decir, solo sirve para ese paciente.

“Este tratamiento, hoy está presente en países de cada continente y se puede aplicar a pacientes que ya tuvieron cáncer y quieren evitar recaídas; tambien junto a tratamiento convencional (quimio o radioterapia) como coadyuvante para potenciar un 40% sus beneficios; y también en pacientes que ya tienen metástasis o han pasado a cuidados paliativos, pues aumenta sobrevida y calidad de vida, destruyendo micrometástasis y en algunos casos permitiendo nueva opción de cirugía, que hasta entonces se había descartado”, finaliza el Dr. Gutiérrez, quién en septiembre es requerido desde el extranjero para dar conferencias de este tema.